Manifiesto contra la violencia hacia las mujeres

Manifiesto contra la violencia hacia las mujeres

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

manifiesto-contra-la-violencia

Manifiesto contra la violencia hacia las mujeres aprobado por unanimidad en el pleno municipal

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

La violencia machista constituye uno de los mayores atentados contra los Derechos Humanos y la dignidad de las personas, causa daño y sufrimiento a millones de mujeres en el mundo e impide alcanzar los objetivos de la igualdad. Según un informe de la ONU, revisión estadística año 2012, una de las causas principales de muerte entre las mujeres entre 15 y 44 años en todo el mundo es la violencia de género con cifras similares a las muertes provocadas por el cáncer, los accidentes de tráfico o las guerras. Otro dato demoledor, según Intermón Oxfan, es que 7 de cada 10 mujeres en el mundo, sufrirá violencia física o sexual en algún momento de su vida.

La lucha contra la Violencia de Género no es ni más ni menos que la lucha contra el machismo, contra la discriminación que las mujeres vienen sufriendo históricamente. Los roles sociales que se han ido estableciendo a lo largo de la humanidad, han relegado siempre el papel de la mujer a un segundo plano, a una zona invisible y oscura de la sociedad, que ha sido aprovechada para presentar a éstas como seres débiles que necesitan de la protección del hombre, y por tanto, como propiedad de éste. La violencia machista es la representación máxima de esta desigualdad de género. Y hoy en día, en pleno siglo XXI, es un problema de magnitud social, no sólo por el elevado número de víctimas, sino por las consecuencias gravísimas y daños que provoca en toda la sociedad. De hecho, hasta 1999, no se designó el 25 de Noviembre como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Desde entonces, los gobiernos han mantenido, en mayor o menor medida, líneas de trabajo para poder atajar el problema de la violencia hacia las mujeres, pero aunque los esfuerzos han sido muchos, y el desarrollo de leyes de protección también ha sido grande, las cifras siguen siendo terribles, denigrantes. Y nos referimos no solo a números de denuncias y casos atendidos de violencia de género, sino también a datos que reflejan el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, cerca de 50 en lo que llevamos de año, de agresiones sexuales, de mujeres que son vendidas y traficadas, de menores que perdieron a sus madres y familias destrozadas. Todos estos casos que día a día conocemos, nos deben hacer reflexionar sobre los muchos daños que provoca el machismo, afectando a familias enteras, a círculos de amistades, a ambientes laborales. En definitiva, a toda la sociedad. El panorama sigue siendo devastador. Deberíamos preguntarnos: ¿ son todos nuestros esfuerzos suficientes ? La respuesta, claramente, es NO.

Particularmente el verano de 2015 ha arrojado terribles cifras, no sólo de mujeres a las que su pareja decidió cercenarles la vida, sino también de hijos e hijas, víctimas calladas, a las que su padre cortó de una forma brutal el hilo de la vida. En solo dos meses, a 17 mujeres sus maridos o exparejas le arrancaron su derecho a vivir, lo mismo que trágica e incomprensiblemente hicieron con 8 hijos e hijas.

No nos podemos permitir no actuar, mantenernos en silencio, ante este escenario. Estamos en la obligación de actuar, ya que el silencio sólo beneficia a los agresores.

Queremos recordar que solo en el año 2014, 42 menores quedaron huérfanos y huérfanas por crímenes machistas. En este año 2015 ya son 26. Pero es injusto, precisamente para las víctimas, hablar exclusivamente de cifras, de números, ya que todas ellas, mujeres y sus hijos e hijas, tenían un rostro, un nombre, una vida, unas ilusiones, una familia, unas inquietudes. Todo ello perdido por voluntad de un hombre que se vio con el derecho de decidir sobre otras personas.

Conscientes de la necesidad de seguir en la lucha por atajar el problemas de la violencia hacia las mujeres y conmemorando el 25 de Noviembre “Día Internacional contra la Violencia de Género”, el Pleno Municipal se ha comprometido adoptar el siguiente acuerdo:

PRIMERO.- Impulsar un pacto político social e institucional contra la violencia machista.

SEGUNDO.- Establecer los mecanismos necesarios para lograr una plena coordinación interinstitucional de calidad en las actuaciones contra la violencia machista con el objetivo de aunar esfuerzos en los protocolos, procedimientos, programas, bases de recogida de datos, protocolos de valoración del riesgo de las mujeres y menores en situación de maltrato.

TERCERO.- Seguir trabajando desde la prevención principalmente a edades tempranas, utilizando la herramienta de la educación, a través de centros escolares e institutos, para detectar indicadores de violencia, niños o niñas víctimas, familias que pudieran ser destruidas y sobre todo para educar a las generaciones futuras sobre un modelo igualitario de mujeres y de hombres.

CUARTO.- Continuar con la coordinación interinstitucional, no solo con administraciones como la estatal, la autonómica o otros ayuntamientos de nuestra provincia, sino también con el tejido asociativo, organizaciones no gubernamentales, grupos de ciudadanos y ciudadanas, implicados en la lucha. En definitiva, con quienes hablen nuestro mismo lenguaje igualitario.

QUINTO.- Fomentar la participación de los hombres en las actuaciones que se diseñen, con la finalidad de hacer partícipe en esta lucha igualitaria a la otra mitad de la población.

SEXTO.- Respaldar las medidas, proyectos y actividades que persigan la igualdad real y efectiva entre los seres humanos.

SEPTIMO.- Crear cauces de participación, facilitando el acceso de todos los grupos de población en el desarrollo de actuaciones.

OCTAVO.- Trasladar a nuestras provincias, a través de los Ayuntamientos, nuestra línea de trabajo, apostando por aquellos municipios que establezcan medidas igualitarias y transversales.

NOVENO.- Desarrollar, dentro de las propias Diputaciones Provinciales, una red de actuación que pretenda la prevención de conductas machistas y la sensibilización social, todo ello desde la transversalidad con los distintos departamentos y áreas.

DÉCIMO.- Apostar por la prevención comunitaria, principalmente con el colectivo de jóvenes.

UNDÉCIMO.- Reforzar otros modelos de personas, de mujeres y hombres, los modelos que deseamos para nuestra sociedad del siglo XXI.

Ahora Mairena

Manifiesto contra la violencia hacia las mujeres aprobado por unanimidad en el pleno municipal

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta

*