Tú hazte la foto que yo pago la cuenta

Tú hazte la foto que yo pago la cuenta

2 1351
  • Este año, el 90% de las amortizaciones de deuda a pagar, proceden de decisiones de anteriores equipos de gobierno.
  • Algunas de esas inversiones se remontan a 2001.
  • La deuda financiera es la parte del presupuesto 2013 a la que se destina más dinero, representando casi un 11%.

Los tres grupos políticos que conforman el gobierno municipal se encuentran con enormes limitaciones al verse obligados a seguir pagando los gastos de inversiones hechas en anteriores legislaturas. Gasto público sin planificación alguna, pero de enorme revuelo a la hora sacarle rendimiento mediático, porque el mal gestor tampoco repara en gastos, cuando se trata de inaugurar a bombo y platillo.

En Mairena del Alcor, quien ahora es oposición, se metió en muchos más proyectos de los que podía pagar, y presumía de grandes inversiones, que ahora estamos pagando entre todos, mes a mes, presupuesto tras presupuesto.

La cifra que arroja la amortización de deudas por inversiones así lo indica en 2013, el 90% de lo que debe pagar el Ayuntamiento por ese concepto, corresponde a deudas por inversiones de hace dos legislaturas, remontándose incluso a 2001. Es necesario que un municipio invierta, al igual que es necesario que no endeude a sus ciudadanos de por vida, y que mantenga unas cuentas saneadas. Pero más importante es tener unas cuentas ordenadas y saneadas, para que lo principal en estos momentos, que el empleo vuelva a crecer.

Seguro que ustedes habrán escuchado algo que muchos ciudadanos dicen abiertamente por la calle, dirigiéndose a los que ahora gobiernan: ¿qué?, ¿los socialistas han estado gastando sin miramientos, y ahora llegáis ustedes para pagarle la cuenta? Y cuando lleguen las elecciones, le habréis pagado las obras, y volverán a ganar, porque no habréis podido hacer nada nuevo y encima le dejaréis las cuentas saneadas para que vuelvan a hacer lo mismo. A eso le podemos añadir, lo que hemos escuchado en los plenos municipales, “os estáis apropiando de nuestros proyectos” o “esa obra es mía y no tuya” y otro planteamiento muy frecuente en política: “ quienes derrochan, aunque endeuden a su pueblo son los que ganan elecciones”.

La realidad es que esas inversiones son de los maireneros, porque son ellos quienes las están pagando. Esos dineros salen del capítulo de ingresos de los presupuestos municipales, ingresos procedentes del Estado que corresponden al municipio. Gran parte de esos ingresos se tienen que dedicar a pagar decisiones de corporaciones anteriores, por lo que los actuales regidores están doblemente atados, por la falta de ingresos y por la imposibilidad de pedir créditos para invertir más y afrontar necesidades urgentes sociales y laborales que han llegado con la crisis.

Con_deuda_sin_deuda_Borges
Borges

Los presupuestos de este año son restrictivos, porque arrastran deudas, porque seguimos inmersos en la crisis y además porque nuestras cuentas deben ser analizadas con lupa. En 2012 se ha hecho frente al enorme déficit adeudado a los proveedores, gracias al Plan de Proveedores del Ministerio de Hacienda, que hay que ir devolviendo. No podemos endeudarnos para realizar inversiones porque la normativa establece que el Ayuntamiento podrá concertar operación de crédito siempre y cuando el capital vivo consolidado de la corporación se encuentre por debajo del 75% de los ingresos liquidados por operaciones corrientes del presupuesto 2011, y en nuestro caso, estamos a un 82,5%, es decir, estamos un 7,5% por encima del límite, debido sobre todo a la deuda heredada por el actual consistorio de más de 17 millones de euros, de los cuales 2,1 eran a proveedores.

Ahora, cuando las vacas están bien flacas, es cuando se está demostrado que la eficacia en la gestión de las cuentas públicas y el control están por encima del dispendio. Gracias a ello nuestro municipio puede seguir funcionando, en años difíciles con pocos ingresos y muchas cargas. Al igual que está ocurriendo en muchas familias, nuestro Ayuntamiento evidencia que la mayoría se une, cuando el beneficio común es lo que prima.
 


 

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

*