26 de Oct de 2020

La Policía salva la vida de una mujer

La rápida actuación de un agente de la polícia local y dos testigos, enfermeras de profesión, salvaron la vida de la mujer que entró en parada cardiorrespiratoria.

La rápida atención del agente de policía y las dos enfermeras fue fundamental.
La rápida atención del agente de policía y las dos enfermeras fue fundamental.

Los hechos tuvieron lugar durante la celebración de la pasada Cabalgata de Reyes Magos de Mairena del Alcor, el pasado 5 de enero cuando Antonia Márquez, una vecina de 79 años del sevillano barrio de La Macarena de visita en la localidad, tuvo que ser atendida in situ cuando cayó súbitamente desplomada al suelo sin conciencia.

La rápida actuación de testigos presenciales de los hechos resultó fundamental para salvar la vida de Antonia Márquez. Se encontraba junto a ella su marido, Antonio Díaz, quien relata lo sucedido: “el susto fue grandísimo; no tenía pulso. En ese momento estaba muerta. Dos ángeles del cielo y un arcángel la pudieron reanimar”. Eran el agente de la Policía Local José López, quien al presenciar lo ocurrido se bajó rápidamente del ciclomotor que conducía para atenderla, y dos enfermeras que casualmente se encontraban en el lugar de los hechos: la confluencia de la calle San Agustín con Avenida de Andalucía.

Antonia sufrió una lipotimia. No respiraba y su corazón dejó de palpitar. Los testigos comprobaron que se trataba de un caso de parada cardiorrespiratoria y actuaron con la máxima diligencia: “Mientras una de ellas le levantaba las piernas, otra le hacía insuflaciones boca a boca y yo realizaba el masaje cardíaco”, explica el agente. Antonia recobró la conciencia al instante y se pudo incorporar, antes incluso de que llegasen las asistencias sanitarias, que tardaron “unos cinco minutos en llegar”.

Cuando el corazón falla el tiempo pasa a ser la variable fundamental. De la rapidez con la que se actúe puede depender la línea que separa la muerte de la vida. Según recientes estudios, las posibilidades de sobrevivir a un paro cardíaco se reducen a la mitad a partir del minuto cinco. La rápida aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar resultó fundamental para salvar su vida.

Tras los hechos, Antonio Díaz declaró que quienes ayudaron a su esposa “se portaron todos de maravilla, gracias a ellos hoy tengo a mi esposa a mi vera bien de salud, aunque ahora está con gripe”. Antonia Márquez, tras ser reanimada, fue trasladada al centro de salud de Mairena del Alcor y posteriormente al Hospital Virgen Macarena, donde se cercioraron que las constantes vitales eran continuas y que su vida no corría peligro.

José López, el agente que la atendió en primera instancia, señala que salvar la vida a una persona “es una experiencia muy grande”. “Todo salió perfecto -rememora-, me emocioné cuando me enteré que estaba fuera de peligro y la noche fue muy bonita; dios lo dispuso así”. La pareja de ancianos tiene planeado volver a Mairena del Alcor para dar las gracias en persona a Policía Local, Protección Civil y servicios sanitarios, y especialmente a José López y a las dos enfermeras anónimas, pues no han querido dar sus nombres. Sus “ángeles del cielo” que obraron el milagro e hicieron posible que Antonio recibiera su mejor regalo de Reyes, el nunca imaginado.


 

Un pensamiento en “La Policía salva la vida de una mujer

  1. Actuaciones como esta, donde la calidad humana, el ofrecer y dar sin pedir nada a cambio, me hace pensar que aún podemos mejorar cómo personas.
    Mi más sincera enhorabuena a jose y a esas dos chicas y sobre todo alegrarnos por que esa persona recibió el mejor regalo de reyes.

Los comentarios están cerrados.