29 de Jul de 2021

Berlanga

Con la mente puesta en la reciente desaparición del maestro Berlanga, me sobrevienen como flashes  imágenes de sus obras. Chispazos de un artista inimitable que arrancaba carcajadas y lágrimas por igual. De sus películas se ha dicho que son esperpentos no de la España de la época, sino de la España eterna.

Siento debilidad por cuatro geniales fábulas de los años cincuenta y primeros sesenta. Sonrío recordando a José Luis Ozores, el torero ambulante en la entrañable “Calabuch”, rogándole a su filial vaquilla Bocanegra que embistiera para poder ganarse el pan. Al Manuel Alexandre de “Los jueves, milagro”, imagen auténtica de inocencia en su papel del tonto del pueblo, al que tratan convencer de la aparición de San Dimas, mientras corría detrás del vagón “que era su casa”. A López Vázquez, aquel acatarrado Quintanilla (el de las serrerías), personaje interesado pero no mala persona, que organizaba aquel desastre de solidaria cena navideña en “Plácido”.

Pero seguramente no seré muy original al describir la imagen que predomina al rememorar el cine berlanguiano. El genio Pepe Isbert, desde el balcón del ayuntamiento de Villar del Río, dirigiéndose a sus convecinos en “Bienvenido míster Marshall” acompañado del ínclito Manolo Morán.

«Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación».

No debiera ser esa frase un ejemplo del esperpento que caracterizaba el arte cinematográfico de Luis García Berlanga. Pero hasta en eso lo clavó. Y es que es tan raro ver a un alcalde que crea que deba dar explicaciones…

Pero… ¿Quién no cree en los Reyes Magos? , como dice el narrador (Fernando Rey) al final.

Un pensamiento en “Berlanga

  1. Te dejas una atras que hay que yo mencionaria, la de el verdugo. Sale tambien Manuel Alexandre que se ha muerto hace poco al final de la peli haciendo del que van a ajusticiar, buenisimo el tio.
    Y a la pregunta del narrador… yo creo en los reyes magos, pero creo mas en que noto que la gente tiene ya ganas de cambiar en Mairena. Vamos que ya es hora.

Los comentarios están cerrados.